«Nos sentimos muy arropadas»

Cristina Freire, Lucía Fontela y Sara Vidal son las últimas canteranas en debutar con el Celta Zorka en edad junior.

El reciente debut de Sara Vidal con el equipo senior en Liga Femenina 2 devuelve a la actualidad del primer equipo el protagonismo de las jugadoras junior. Con Raquel Carrera consagrada a las tareas del equipo senior en su tercera temporada, otras tres jugadoras en edad junior han disputado partidos de Liga Femenina 2. Repasamos con ellas cómo han vivido el día de su debut.

La primera de las tres en debutar lo hizo la temporada pasada. Cristina Freire (Vigo, 2001) se estrenó en un partido ante Universidad de Oviedo, aunque no figuró en la estadística oficial. Cristina recuerda que “el día que Cris Cantero me dijo que tenía que ir al partido no me lo esperaba porque llevaba poco tiempo entrenando con el senior y me cogió de sorpresa. Fue el último partido antes de Navidades y un miércoles en Oviedo. Viajé con mucha ilusión pero sorprendida”. En aquel desplazamiento reconoce que “las senior me arroparon mucho, fue el primer viaje que hacía lejos con el equipo y fue genial. Cuando quedaban 4 minutos Ogoke me dice -prepárate porque vas a salir- y Cantero justo me dice que caliente. Cris me dijo que no la liase mucho (risas) y que iba a debutar. Fue absolutamente genial ese momento en Oviedo”. Esta temporada ya ha participado en cuatro partidos de liga además de disputar todos los partidos de Copa Galicia.

La siguiente en orden cronológico en debutar es Lucía Fontela (Vigo, 2002). La joven escolta comienza la charla de una manera distinta, ya que recuerda que “es una oportunidad muy bonita y quiero agradecer al cuerpo técnico y a las jugadoras que confíen tanto en mí. Es impresionante compartir vestuario y pista con ellas porque cada día aprendes cosas nuevas”. El caso de Fontela es distinto al de Freire, porque “ya venía haciendo la pretemporada por lo que no me cogió de sorpresa. Había jugado previamente la copa Galicia y debuté en As Travesas ante Arxil”. Sin embargo, lo novedoso para Lucía fue la titularidad de la semana pasada. «Al comienzo del calentamiento Cantero me dijo que iba a ser titular. Me sorprendió un montón porque no me lo esperaba. Puse cara de susto y me preguntó si pasaba algo y le comenté que estaba un poco nerviosa. Pero me dijo que no me preocupase que te van a arropar tus compañeras y así fue, todo resultó muy bien. Sentí mucha alegría y mucho orgullo en ese momento”, nos confiesa la jugadora céltica.

La última en llegar y que marca la jugadora número 23 que en edad junior que debuta en LF2 con Celta Zorka es Sara Vidal (Nigrán, 2002). Su proceso fue diferente. Sara nos relata que “hice la pretemporada con el equipo cadete porque venía de sufrir una lesión de larga duración. Pasé después a mi equipo junior y hace 4 semanas me dijeron que los jueves empezaría a entrenar con las senior. Después mi entrenador junior, Nacho Silva, me dijo que entraría de inmediato en la dinámica senior”. Sara continua el relato indicando que “vinieron las lesiones de Elo y Ainhoa y ya me convocaron  en el partido contra Añares Rioja. Fui al banquillo, transcurrió el partido pero no llegué a debutar. La semana siguiente en Barcelona contra Siglo XXI, un equipo de jugadoras de nuestra edad, pensé que igual unos minutillos al final me podía sacar y de repente en el segundo cuarto Cantero me dijo -venga Sara, pide el cambio-y yo pensaba que se estaba equivocando de jugadora», nos indica entre risas. Vidal sumó sus primeros siete minutos en LF2 tras un año en blanco por una lesión de rodilla por lo que su premio es más que merecido.

Con las lesiones de Elo Edeferioka y Ainhoa Lacorzana sobre la mesa, les preguntamos qué piensan que espera el cuerpo técnico de su aportación al primer equipo. Al respecto, Cris Freire apunta que “nosotras estamos aquí para ayudar al senior en todo lo que podamos. No vamos a tener un papel  igual a las senior y tendremos esos minutos de rotación para el equipo descanse”. Ahonda en la idea de que “aunque solo sea para dar las botellas, ya nos llega ayudar”. Lucía afirma que “como dice Cris, tenemos que intentar dar granitos de arena aunque sean pequeños, pues ir sumando lo que podamos. Aunque no sea en el campo y sea fuera animando o apoyando en lo que necesiten”. Por último Sara completa el relato indicando que “no vamos a tener el protagonismo que tienen ellas, por supuesto, pero nosotras con nuestro trabajo y esfuerzo aportamos pequeñas cosas al equipo y esperamos que los entrenadores sigan confiando en nosotras y podamos responderles con un buen trabajo”.