Victoria en A Coruña para rematar 2020

FICHA TÉCNICA

MARISTAS CORUÑA (48): Laura Martínez (0), Tatiana Casal (3), Eugenia Filgueira (2), Andrea Pérez (9), Laura Cervelo (7) -cinco inicial- Joana Ferreria (10), Lucía Galán (0), Mara Cortés (7), Laura Ruiz (2), Laura Shryrl Hugues (6) y Ariadna González (2)

CELTA ZORKA RECALVI (77): Mariona Martín (7), Lucía Fontela (4), Celia García (17), Maja Stamenkovic (6), Marita Davydova (18) -cinco inicial- Noa Comesaña (5), Florencia Niski (1), Clara Prieto (7) Angela Coello (10) y Sara Vidal (2).

PARCIALES: (11-21) (17-23) (7-18) (13-15)

ARBITROS: Manuel Andrés Seijo y Martín Trasancos. Señalaron 18 faltas a Maristas Coruña y 14 faltas a Celta Zorka Recalvi.

INCIDENCIAS: partido correspondiente a la décimo tercera jornada de Liga Femenina-2 en su grupo A el Polideportivo del Colegio Maristas de A Coruña. Disputado ante 50 personas en las gradas del pabellón.

Celta Zorka Recalvi cerró la primera vuelta de competición con una victoria sin paliativos en la pista de Maristas Coruña (48-77) y mantiene la cuarta plaza en el partido que pone fin a la primera mitad del campeonato. Las celestes dominaron a lo largo de los 40 minutos y se mostraron netamente superiores a su rival, confirmando las diferencias entre ambos conjuntos en la tabla clasificatoria.

Las viguesas llegaron a la pista con la baja de Rosemarie Julien, ausente por asuntos personales. El comienzo fue arrollador para las celestes que excepto en la canasta inicial del conjunto coruñés, dominó el resto del partido. Las celestes endosaron un parcial de 0 a 9, lo que llevó al técnico local a pedir tiempo muerto (2-9 min 4). Marita Davydova dominaba la pintura y suyos fueron los primeros siete puntos celestes. Tras la pausa se produjo una leve reacción local, que guiadas por Andrea Pérez disminuyeron las distancias. Las coruñesas plantearon defensa presionante en la subida del balón y pese a algún ataque con dificultades, las celestes supieron manejar el ataque estático posterior. Clara Prieto dirigía la manija en su entrada a la pista y con Mariona Martín anotó de tres puntos para infligir un parcial de 0-10 celeste, devolviendo el liderazgo del encuentro a las visitantes. Las celestes llegaban al final del primer cuarto con clara ventaja por 11 a 21.

La entrada en acción ofensiva de la portuguesa Joana Ferreira supuso un soplo de aire fresco para las opciones coruñesas. Un triple suyo acercó a las locales lo que obligó a Cristina Cantero a solicitar un tiempo muerto preventivo (16-23 min. 12). El partido entraba en una dinámica de cierta ansiedad, con Maristas atacando rápido y enloqueciendo el ritmo del juego, mientras que las viguesas trataban de serenar el mismo con transiciones más constantes. Las coruñesas llegaron a acercarse hasta en dos ocasiones a cinco puntos. La primera (21-26) fue respondida sin problemas por la segunda unidad celeste. El segundo acercamiento se produjo tras cinco puntos consecutivos de Mara Cortés (26-31), que obtuvo respuesta idéntica de Celia García, con lo que las viguesas volvían a disfrutar de la distancia de seguridad. La tranquilidad para las celestes llegó tras buenas acciones de sus interiores, que rompían el partido en los últimos minutos del cuarto. La vallisoletana redondeaba el acierto del cuarto con un nuevo triple, para llegar al descanso con clara ventaja celeste (28-44).

En el tercer cuarto los dos equipos se aplicaron en defensa. Las canastas llegaban a cuenta gotas, lo que colaboraba a que Celta Zorka Recalvi mantuviese la distancia. Las olívicas se permitían ensanchar las distancias y mediado el cuarto alcanzaban los 20 puntos (30-50) de ventaja, con lo que la moral coruñesa para llevarse algo positivo del partido comenzaba a decaer. Cristina Cantero repartía esfuerzos como en la primera mitad, destacando Angela Coello en tareas anotadoras con seis puntos convertidos en el cuarto. La viguesa rentabilizaba de nuevo sus minutos en pista y el tercer cuarto finalizaba con el partido ya sentenciado (35-62).

La actitud de Celta Zorka Recalvi no bajó un ápice en el último cuarto. Las viguesas mantuvieron el ritmo durante el último parcial. Incluso se permitieron finalizar un par de contraataques que confirmaron el buen momento de juego con el que llegan al parón navideño. Un parcial de 2-11 obligó al técnico local a pedir un tiempo muerto para llamar al orden a su desarbolado equipo. El único percance negativo fue el golpe en la nariz que se llevó Florencia Niski en el día de su reaparición, que le llevó al banquillo con cierto aturdimiento aunque sin mayores complicaciones. Maristas Coruña maquilló el resultado en los últimos minutos, llegándose al final del partido con victoria celeste por 48 a 77, prueba fehaciente de la superioridad viguesa en el encuentro.

El equipo vigués termina así la primera vuelta de la competición en cuarta posición con nueve victorias y cuatro derrotas. El conjunto olívico volverá a los entrenamientos el sábado 2 de Enero, para afrontar el reinicio de la competición en la semana siguiente.

@NanoAmeneiro