Celta Zorka se lleva su Memorial (80-77)

La tercera edición del Memorial Paco Araújo fue de nuevo un homenaje a la figura del presidente

CELTA ZORKA (80): Anne Senosiain (4), Tamara Montero (10), Itziar Germán (10), Raquel Carrera (19), Hildur Kjartansdöttir (12) -cinco inicial- Ainhoa Lacorzana (8), Lucía Fontenla (0), Adrienne Motley (15) y Cristina Freire (2).

EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE (77): Alejandra Quirante (12), Clara Cáceres (0), Melita Emanuel (10), Julia Gladkova (19) y Laura Herrera –cinco inicial- Tania González (12), Amy Syll (4) y Roselis Silva (19).

PARCIALES: (12-9) (16-25) (17-18) (18-11) (17-14)

-ARBITROS: Adrián Iglesias, Cristian Martín y Martín Trasancos. Señalaron 27 faltas a Celta Zorka y 24 faltas a Embutidos Pajariel Bembibrel.

INCIDENCIAS: Tercera edición del Memorial Paco Araujo disputado en el pabellón municipal de Navia (Vigo) ante unos 500 espectadores.

 

El partido

Embutidos Pajariel Bembibre se presentó con tres bajas importantes (la belga Nauwealers y la argentina Llorente en el Mundial de Tenerife y la americana Cedeño con problemas burocráticos). En el lado celeste Elo Efederioka comenzó este mismo sábado su participación en el mundial de Tenerife. La viguesa Paula Ahúja tampoco fue de la partida con molestias en un tobillo, y optándola por reservarla para no forzar una posible lesión.

En lo meramente deportivo, Celta Zorka y Embutidos Pajariel Bembibre disputaron un entretenido encuentro que finalmente cayó del lado celeste. Es la primera ocasión en que las locales se adjudica el Memorial, tras las ediciones anteriores en que vencieron Perfumerías Avenida y Universitario de Ferrol.

Pese a ser un rival de superior categoría, Celta Zorka plantó cara en todo momento y comenzó el partido llevando la iniciativa en el marcador. Las defensas dominaban los primeros compases y Celta Zorka llegaba al final del primer parcial por delante (12-9).

Sin embargo, Bembibre comenzó a despertar de su letargo y a amenazar con mayor asiduidad a la defensa celeste. Avanzado el cuarto dominaban por 16-20, pero el ecuador del parcial se atravesó con las locales disfrutando de un buen momento (7-0). La velocidad al contraataque es una de las mejores virtudes del equipo de Cantero, ya que su defensa le permite generar buenas opciones a la contra. Sin embargo, un parcial de 0-9 en los minutos finales del parcial provocó que la iniciativa girase del lado berciano, que ya no perdería hasta los minutos finales del partido. Dos canastas de Raquel Carrera permitieron reducir distancias a las olívicas, que llegaban al descanso en desventaja (28-34).

En el tercer cuarto no varió demasiado la decoración del partido. Pajariel continuaba con su línea de agresividad defensiva impresa en el ADN de su entrenador y mantenía en muchas ocasiones defensas presionantes, que les hizo cargarse de faltas personales y que acusarían en la parte final del partido debido a su corta rotación. El equipo del Bierzo mantenía las distancias para llegar al final del tercer envite con esperanzas de lograr la victoria (45-52), pese a los intentos celestes por reducir.

Celta Zorka no perdió la fe. A falta de tres minutos parecía que Embutidos Pajariel podría llevarse el partido, con una ventaja de cinco puntos (56-61) y la dinámica del partido parecía rodar a su ritmo. Sin embargo con las eliminaciones de Amy Syll y Laura Herrera, y sin apenas juego interior, Carrera comenzó a campar a sus anchas y sus puntos auparon a las viguesas. La victoria hubiera llegado en el tiempo reglamentario de no ser por una canasta de Julia Gladkova a falta de 32 segundos, que empataba el partido y provocaba que el partido se fuese a la prórroga (63-63).

En el tiempo adicional no hubo clemencia para el rival. Entre Raquel Carrera y Adrienne Motley (6 y 7 puntos en el añadido) se encargaron de que Celta Zorka se encontrase cómodo dominando el marcador en los minutos finales. No fue total el convencimiento hasta que Anne Senosiain con dos tiros libres ponía el resultado final a falta de 12 segundos. El tiro a la desesperada de Gladkova no lograba empatar la contienda, llegándose al resultado final de 80 a 77 que permite dejar el trofeo conmemorativo del III Memorial Paco Araujo quedarse en las vitrinas viguesas por primera vez en su historia.