Celta Zorka muestra su fortaleza ante Arxil (74-63)

CELTA ZORKA (74): Anne Senosiain (14), Patricia Vicente (0), Itziar Germán (6), Raquel Carrera (12), Minata Keita (5) -cinco inicial- Ainhoa Lacorzana (9), Sarah Ogoke (16), Laura Alonso (8), Paula Ahuja (4) y Nerea Arambarri (0).

ARXIL (61): Carla Fernández (3), María Lago (8), Arantxa Mallou (19), Chantel Charles (18), Ana Mª Román (6) –cinco inicial- Aldara Vázquez (0), Ana Martín (1), Jelemir Budumir (6), Cristina Díaz-Pache (2)

PARCIALES: (18-14) (23-15) (18-12) (15-22)

ARBITROS: Cristián Martín y Martín Trasancos. Señalaron 26 faltas a Celta Zorka y 24 faltas a Arxil.

INCIDENCIAS: Décimosexta jornada de Liga Femenina-2 en su grupo A celebrado en el pabellón municipal de Navia (Vigo) ante unos 700 espectadores.  

Celta Zorka retornó a la senda de los triunfos y se llevó una merecida victoria en una nueva edición del derbi provincial ante Arxil. La recuperación de efectivos por las viguesas permite su crecimiento como colectivo en esta segunda vuelta de la competición.

Con el temor que las dos derrotas viguesas en la presente temporada se habían producido en derbis de rivalidad autonómica se presentó el partido ante el Arxil de Pontevedra. La novedad celeste residía en la presencia de Sarah Ogoke en el banquillo, tras superar los problemas burocráticos que le impedían la entrada en el territorio nacional. La escolta estadounidense con pasaporte nigeriano cuajó un gran partido y apenas se notó su inactividad en el últomo mes.

Los dos conjuntos plantearon de inicio sendas defensas individuales en el arranque del encuentro. El excesivo celo arbitral se cebó rápidamente en el equipo vigués, que se cargó en exceso de faltas personales en la primera mitad. Con sólo tres minutos disputados Itziar Germán veía como le era señalada la segunda falta, mientras que  Minata Keita tuvo que esperar al minuto 8 para recibir la misma acción. Celta Zorka reboteaba en ataque con asiduidad, logrando segundas opciones de lanzamiento que le permitían corregir errores cometidos. Anne Senosiain prolongó su dulce momento de juego con diez puntos en el primer parcial, imprimiendo el ritmo necesario en las acciones para que las viguesas tomasen la iniciativa en el marcador. En los dos últimos minutos un parcial de 6-0 despegó a las celestes en el electrónico, que llegaban al final del primer cuarto en ventaja (18-14).

El primer despegue de Celta Zorka se produjo al comienzo del segundo cuarto. Un parcial de 14 a 2, con Raquel Carrera muy afinada bajo el aro pontevedrés, rompía el equilibrio (32-16 min. 14). El acierto en el lanzamiento exterior (4 triples entre Sarah y de Ainhoa) plasmaron el dulce momento de las celestes en el cuarto. En ese momento la asfixia por las faltas personales señaladas a las locales (13 en 13 minutos) provocó un cambio defensivo en filas olívicas, que se refugiaba en una defensa zonal para proteger a sus jugadoras más cargadas. Con cinco jugadoras con dos faltas Cantero hacía equilibrios para mantener a un quinteto competitivo en pista, que lograron mantener la continuidad en el juego para llegar al descanso con ventaja (41-29), pese a que sus dos bases terminaron la primera mitad con tres faltas personales.

Con todo el potencial de nuevo en pista, el arranque celeste fue imparable en la reanudación. Un parcial contundente de 11-0 parecía echar tierra de manera defintiiva a las opciones visitantes (52-29 min 22). Una de las características que definen a Arxil es que nunca se da por vencido y no bajaron los brazos. Sin necesidad de pedir tiempo muerto, el equipo visitante reaccionó y recuperó parte de lo perdido (52-36 min. 24). El partido atravesó por un período de anestesia en que ambos conjuntos no lograban desplegar sus mejores acciones. Estos minutos de cierto desconcierto favorecieron al equipo que lideraba el tanteo, llegando Celta Zorka al fin del tercer cuarto con el partido prácticamente sentenciado (59-41).

El último cuarto serviría para comprobar cuán grande es la capacidad de resistencia de Arxil. De la mano de Arantxa Mallou (9 puntos en el cuarto) las pontevedresas pelearon por reducir distancias, pero la reacción fue tardía. Durante todo el cuarto fue al menos con 13 puntos de desventaja, con la que se entró en los úultimos dos minutos (68-55). A falta de 27” lograron situarse a siete puntos de desventaja, pero a Sarah Ogoke no le temblo el pulso (ocho puntos en el cuarto final) para cerrar el partido con victoria celeste (74-63), que firma así la 14ª de la temporada.

El partido dejó muchos factores para la esperanza. La buena actitud para el rebote (las dos pívots sumaron diez capturas, muchas de ellas ofensivas) sumado a la vuelta a las canchas de Sarah Ogoke alberga buenas perspectivas de continuidad en el liderato de las celestes. Con Minata e Itziar en bajos guarismos de anotación (penalizadas por las personales), otras jugadoras asumen los roles como Anne (14) y Sarah (16), además de la interesante aportación de Ainhoa (9) y Laura (8) desde el banquillo. La adaptación de Paula a la Liga Femenina-2 es un hecho, así como Patricia Vicente que repite titularidad y ha aportado muchos intangibles en este partido. Capítulo aparte merece Raquel Carrera, que ya comienza a ser especialmente vigilada por las defensas rivales, lo que no le impide firmar dobles figuras (12+10).

La próxima semana en León tendrán una nueva prueba de fiabilidad ante Patatas Hijolusa (Sábado 3 de Febrero, 19:30 horas), que se encuentra en 4ª posición con 11 victorias y 4 derrotas.