Celta Zorka se queda a un paso de cumplir su sueño

Ante 6.200 espectadores, el equipo celeste puso contra las cuerdas al anfitrión.

CELTA ZORKA (51): Anne Senosiain (10), Sarah Ogoke (7), Paula Ahuja (2), Raquel Carrera (11), Minata Keita (13) -cinco inicial- Ainhoa Lacorzana (2), Icíar Germán (3), Laura Alonso (3) y Patricia Vicente (0)

VALENCIA BASKET (54): Snezane Aleksic (20), Isabela Ramona (0), Irene Garí (4), Ana Pocek (6), Meiya Tirera (10) –cinco inicial- Begoña Pallardó (5), Esther Díaz (0), Rebeca Cotano (0), René Bennett (4), María Bettencourt (5).

PARCIALES: (15-24) (11-11) (15-12) (10-7)

ARBITROS: Mariano Palomo y Yasmina Alcaraz. Señalaron 17 faltas a Celta Zorka  y 14 faltas a Valencia Basket.

INCIDENCIAS: Segunda final de la fase de ascenso a Liga Día disputada en el pabellón municipal La Fuente de San Luis de Valencia ante 6.200 espectadores, record absoluto para un partido de Liga Femenina 2.

Celta Zorka tuvo el desenlace más cruel en el partido más importante de la temporada. Un encuentro en el que tenia todos los elementos para ser el inviitado incómodo a la fiesta valenciana y que estuvo a punto de amargar el convite, fundamentado en el talento de sus jugadoras y el coraje que demostró en los malos momentos del partido. Cuando toda la fiesta estaba diseñada para la victoria del conjunto local, las celtiñas llegaron a estar empatadas a falta de dos minutos pero le faltó algo de fuelle y fortuna para poder decantar la victoria de su lado y llevar a la dececpción a los 6.200 aficionados presentes en el partido, record absoluto en un partido de Liga Femenina-2.

El partido. Primera parte.

Las taronjas se plantaron en cancha con toda la fuerza que su numeroso público le transmitía. Con la presencia en el cinco titular de Paula Ahúja debido a los problemas físicos de Itziar Germán, el equipo sufrió para detener la salida en tromba de las anfitrionas, que pronto comenzaron a abrir distancias (6-16 min. 5). La pausa solicitada por Cantero surtió efecto y un parcial de seis a cero acercó de nuevo a las celestes. La salida a la pista de Itziar con un triple instantáneo aleccionó a las celestes (15-18). La valenciana en un ejemplo de profesionalidad jugó el partido lesionada y aunque intentó aportar al  equipo su participación tuvo que ser muy reducida y terminó con una notable cojera, tras trece minutos de sufrida presencia. El último minuto resultó letal pues las valencianas devolvieron el parcial para llegar a la primera pausa reglamentaria por delante (15-24).

El retorno a la cancha en el segundo parcial fue un jarro de agua fría sobre la espalda del equipo: dos triples consecutivos valencianos y muchas precipitaciones en ataque llevaron a Cantero a agotar tiempos muertos a falta de ocho minutos para finalizar el cuarto (15-30 min. 12). Las valencianas transicionaban de manera veloz desarbolando en estático a las celestes, que alcanzaron los diecisiete puntos de desventaja (18-35 min. 15), tras anotar Snezana Aleksic su tercer triple en el partido.
Todo parecía que se empezaba a torcer, pero la defensa celeste se comenzó a afinar y el equipo empezó a mostrar su grandeza como equipo. Si hasta ese momento habían encajado 35 puntos, impropio para el ritmo defensivo habitual del equipo vigués, en los 25 minutos restantes solo recibirían 19. Un parcial de 8 a 0 en los cinco minutos finales del cuarto iluminó un pequeño halo de esperanza para las olívicas, que llegaron al descanso con renovadas esperanzas de remontada (26-35).

Segunda parte

Celta Zorka había comenzado a cimentar la reacción y ésta creció en sensaciones en el tercer cuarto. Tras retornar las valencianas a disponer de una ventaja tranquilizadora (33-43 min. 27), Celta Zorka despertó con su juego a un público local que comenzó a apretar desde la grada convirtiendo la Fuente de San Luís en una olla a presión. Dos finalizaciones al contraataque y dos canastas de Raquel Carrera metían el miedo a los aficionados locales que se prometían un partido sin complicaciones. En defensa Cantero cambió el emparejamiento de los bases, pasando Sarah Ogoke a frenar a Aleksic. La montenegrina llevaba 15 puntos antes de llegar al descanso y se estaba convirtiendo en la jugadora más peligrosa en las rivales. De nuevo un respiro para el equipo local vino de lanzamientos de media distancia para alcanzar el final del tercer cuarto (41-47) con ventaja taronja.

Dos contrataques al comienzo del último cuarto provocaron que los nervios se pusieran a flor de piel. El invitado a la fiesta del organizador estaba rebelándose ante el papel secundario que el guión le predeterminaba y trabajando hasta la extenuación siguió luchando cada balón. Minata Keita bajo los aros (acabaría con 15 rebotes) era el puntal de lanza de un equipo que a falta de 3:07 enmudecía a La Fonteta al empatar a 51. Toda la temporada se iba a resolver en tres minutos en los que Celta Zorka intentó de diversas maneras anotar, pero no era el día. Celta Zorka tuvo dos ataque para ponerse por delante pero erró en los lanzamientos  en varias ocasiones Un rebote ofensivo culminado por Tirera daba oxígeno al conjunto levantino, que vió cómo se entraba en el último minuto con liviana ventaja (51-53 a falta de 1:02).

El desenlace

El ataque celeste se prolongó por casi 40 segundos, en el que tuvo varios opciones tras rebote ofensivo y segundas opciones de lanzamiento pero la suerte no se alió con las olívicas. Un inoportuno resbalón propició una pérdida y posteriormente Ana Pocek recibía falta personal a falta de 9”. Tras convertir el primero y fallar el segundo, la defensa celeste aseguraba el rebote en defensa. La fortuna no sonrió en el triple desesperado desde la esquina y se llegaba al final del partido con vitoria del anfitrión por 51 puntos a 54.

El legado

La derrota en la final no empaña una trayectoria modélica del equipo vigués en la temporada 2017-18. En su primera experiencia en un playoff final, las celestes estuvieron a 3 minutos de lograr el ascenso a la Liga Día. Pero en todo caso, han comentado a cimentar un futuro mejor para la entidad bosquista y a buen seguro que a la plantilla dirigida por Cristina Cantero les ha servido de experiencia para afrontar venideros retos con la experiencia acumulada. Un equipo joven que a buen seguro hará disfrutar a la reenganchada afición celeste, que ha vuelto a vibrar con el baloncesto femenino en Vigo.