Lección de corazón y orgullo (77-67)

El equipo vigués estuvo a la altura emocional que requería el partido

CELTA ZORKA (77): Anne Senosiain (33), Adrianne Motley (10), Itziar Germán (5), Hildur Kjartansdöttir (3), Raquel Carrera (10) -cinco inicial- Tamara Montero (10) y Paula Ahuja (6).

ÑARES RIOJA ISB (67): Briahanna Jackson (17), Intza Lizarazu (3), Alazne Lizundia (0), Jessica Fequiere (25) y Margarita Davydova (8) –cinco inicial- Garazi Arregui (0), Nerea Soraluze (6) y Harriet Bende (8).

PARCIALES: (16-10) (25-18) (19-17) (17-22)

ARBITROS: Seijo Vázquez y Velasco Sánchez. Señalaron 15 faltas a Celta Zorkay 14 faltas a Añares Rioja ISB.

INCIDENCIAS: partido correspondiente a la 10ª jornada en el grupo A de Liga Femenina -2 disputado en el Pabellón de Navia ante 500 espectadores,

Celta Zorka continua atravesando la senda de los triunfos tras imponerse a Añares Rioja en su feudo de Navia. En el partido más delicado de la temporada, las viguesas mostraron lo mejor de sí mismas para alcanzar la décima victoria consecutiva firmando un arranque inmaculado.

El partido llegaba marcado por las dificultades del equipo celeste durante la semana. Si en el partido del martes se lesionaba de gravedad Ainhoa Lacorzana, fue este viernes Elo Edeferioka quien sufría otro percance físico con diagnóstico aún por determinar. Con esta ausencia de recursos y el equipo tocado en su parte emocional, la visita de Añares Rioja no era el mejor bálsamo para curar las heridas. Las visitantes tampoco llegaba al 100% pues Villar realizaba la rueda de calentamiento pero finalmente no disputaría ningún minuto.

El partido respondió a las expectativas generadas pues se enfrentaban dos equipos de la parte alta de la tabla. Las dos canastas iniciales de Anne Senosiaín eran el preludio del festival que la menuda base navarra iba a obsequiar a la numerosa parroquia local en el partido. La rápida respuesta visitante fue neutralizada por un parcial de 10-0 celeste, lo que llevó al técnico visitante a pedir una pausa (15-7 min. 7). El partido se dirimía a ritmo vertiginoso por la ausencia de faltas personales lo que llevaba a que se multiplicasen las pérdidas en ambos lados del campo, llegándose al fin del primer parcial con ventaja celeste (16-10).

El juego exterior celeste mantuvo la iniciativa en el segundo parcial. Tanto Tamara Montero como Paula Ahuja sostuvieron ofensivamente al equipo, que con su defensa conseguía minimizar el poderío visitante. Al descanso, Davidova y Bende firmaban paupérrimos números para sus promedios habituales con lo que la defensa celeste lograba ganar una batalla. En el ecuador del parcial las celestes se despegaban (28-17 min 15) y disipaban los interrogantes acerca de la capacidad de respuesta emocional a la adversidad. Cuando las distancias se ensancharon hasta 16, la base Briahanna Jackson anotó seis puntos para reducir las distancias, del que volvieron a dar cuenta el dúo Montero-Ahuja para restablecer la distancia de seguridad en el descanso (41-28).

La igualdad que se le presumía al partido retornó tras el descanso. Un parcial de 0-10 para las visitantes, devolvían el equiibrio al partido. En cinco minutos Celta Zorka solo pudo anotar una canasta en juego (43-38 min. 25). Fue el momento elegido por Anne Senosiain para retomar su lección magistral de juego. Con un repertorio de lanzamientos exteriores y asistencias, la base olívica le metió una marcha más al partido para devolver la iniciativa y la tranquilidad al partido. Un parcial de 8 a 0 en los tres últimos minutos parecían decantar el partido del lado celeste (60-45) aunque las nubes se aproximaban pues el juego interior celeste comenzaba a cargarse de faltas personales.

El despertar de Davydova aportó un punto de inflexión al juego. Las visitantes se transformaron en una máquina efectiva en el rebote ofensivo y endosaron un parcial de 0-13 que provocó la zozobra en la nave celeste. Las guipuzcoanas se acercaron a tan sólo dos puntos (60-58 min. 34). De nuevo Senosiain acudió al rescate. Suyos fueron los puntos que devolvieron el oxígeno a las celestes (67-60 min. 37), que apretaron los dientes en defensa para cerrar los espacios, ante un rival que tenía en Fequiere a su mejor recurso. Las vascas se acercaron de nuevo a tres puntos de distancia, pero Anne con su quinto triple del partido decidió que la victoria no se escaparía de Navia y sentenció el partido. Las olívicas echaron el candado con los últimos esfuerzos defensivos y la guinda la ponía la canasta sobre la bocina de Motley pensando en futuros basketaverages.

El resultado final (77-67) supone la décima victoria de la temporada para las celestes que permanecen líderes de la competición. Celta Zorka jugará su próximo partido el sábado 15 de Diciembre ante Segle XXI en Barcelona y despedirá el año como local el Sábado 22 recibiendo a Cerdanyola.